El New York Times escribe sobre el Tablet y la relación de Apple con los editores de contenidos

Este artículo de Brad Stone y Stephanie Clifford tiene un tono extraño:

La gente que ha visto el tablet asegura que Apple no sólo lo va a promocionar como un dispositivo para leer noticias, libros y otro tipo de materiales, sino también como un medio para que las empresas cobren por todos esos contenidos. Combinando su inteligente software, su elegante diseño y el sistema de pago de iTunes, Apple podría ayudar a que las empresas de contenidos alteren la economía y las actitudes de los consumidores de la era digital.

Esta oportunidad, no obstante, viene con un importante pero: Steven P. Jobs.

El Sr. Jobs, consejero delegado, convirtió a Apple en el principal distribuidor de música imponiendo su voluntad sobre los sellos discográficos, forzándolos a aceptar los precios y condiciones de Apple. Apple vendió montones de música, pero las discográficas aseguraron que iTunes había destruido el concepto del álbum y dañó sus resultados financieros, ya de por sí perjudicados.

Puede que a los ejecutivos de la industria musical no les guste lo que ha ocurrido a su negocio, pero ¿realmente Apple ha abusado de ellos? ¿No será más bien que Apple no hace lo que desean los ejecutivos de la industria musical? ¿Que Apple lleva su tienda de música a su manera? Lo que a la industria musical no le gusta es el concepto de las descargas. Quieren volver a vender discos por 18 dólares. Antes de iTunes, las únicas “descargas de música” que había eran básicamente las piratas.

La industria editorial se merece que iTunes haga por ella lo que ha hecho por la música.