Es por el robo y la posterior compra del teléfono, no por la publicación de las fotos y la información

Un artículo verdaderamente absurdo de Tim Wu para Slate sobre la saga de Gizmodo y el nuevo iPhone. Wu escribe:

Apple ha indicado que cree que se cometió un delito grave. Aparentemente, la empresa considera las acciones de Gizmodo como un robo, o apropiación indebida de secretos industriales, o ambos. Aquí es donde la cosa se pone seria: si aceptamos que los periodistas pueden ser castigados severamente por publicar información obtenida por otras personas de forma indebida, estamos haciendo un flaco favor al periodismo. Casi cualquier gran noticia, desde las fotos de al-Qaeda hacia abajo, supone la participación de un confidente de alguna clase, normalmente alguien que ha incumplido alguna ley. Si los editores de semejante información—en lugar de los confidentes—son tratados como criminales, el periodismo se verá perjudicado.

Si estáis de acuerdo con esto, leed la frase siguiente lentamente, para que se os quede. Gizmodo no está siendo “castigado severamente por publicar información obtenida por otras personas de forma indebida”; están siendo investigados por las fuerzas del orden por haber cometido un delito ellos mismos.

Tened en cuenta que Engadget “publicó información obtenida por otras personas de forma incorrecta” — mostraron una fotografía y una descripción del teléfono (mostrando también la cámara frontal) dos días antes de que lo hiciera Gizmodo. La foto y la descripción provienen de las fuentes que cogieron el teléfono en el bar y que después lo vendieron a Gizmodo. Y a pesar de esto, Engadget no tiene nada de lo que preocuparse.

Gizmodo no tiene problemas por publicar un secreto industrial de Apple; están en problemas por incumplir la ley.

Wu escribe:

Pero Gizmodo asegura que quiere devolver el teléfono, y por tanto podría carecer de cualquier intención de poseer el teléfono de forma permanente. Esto tiene importancia, en términos legales.

No, no importa nada, en términos legales. Cuando tomas prestado un objeto de otra persona sin permiso, se trata de robo (además, Gizmodo devolvió el teléfono a Apple el 20 de Abril, el día después de esto. ¿Qué os pasa, Slate?)